Normativa DRON

Slider2Sobre las Regulaciones: Sistemas de Aeronaves No tripuladas

Dos son los organismos que a nivel mundial estan encargados de regular esta creciente actividad, la OACI Y LA FAA. Y La FAA mediante circular en el año 2011 delego esta responsabilidad a la OACI. La OACI, en su momento, se encargó de reunir todos los mapas de rutas de los diferentes grupos de trabajo de todo el mundo (pese a todos los llamados hechos, ningún grupo Sur-Americano estaba presente en dicho momento). Luego de muchas reuniones y alegatos, lograron estandarizar y armonizar términos, conceptos, clasificaciones, actividades, tipos, aplicaciones etc…en función del peso de despegue de la aeronave y de los sistemas que la componen dentro de sus reglamentos aeronáuticos. Así mismo, mediante circular “libero” las regulaciones a nivel local para las aeronaves con peso menor al despegue de 150 kilogramos inclusive. En otras palabras, hasta el momento las aeronaves no tripulados menores a 150 kilogramos de peso al despegue, ya están desde un principio, sujetas a una regulación en función de los sistemas que la conforman. En ese rango de pesos hasta 150 kilogramos, la normativa manda que las autoridades locales regulen dicha actividad. Ahora, a nivel local la AESA, se encargó de regular esta actividad en Europa y ha emitido una seria de recomendaciones relacionadas con el uso comercial, deportivo y recreativo al interior de cada país de la unión (perdonar la redundancia) UNION EUROPEA, y así cada País, según esas recomendaciones, regulan la actividad (por ejemplo en España, con la circular publicada a través del BOE-5 de Julio). Entre esas recomendaciones, las que mayor acogida han tenido son las relacionadas con los operadores aéreos y los pilotos de aeronaves no tripuladas que precisan, en el caso de una aeronave no tripulada con peso mayor a 25 kilogramos y menor a 150 kilogramos, de una infraestructura aeroportuaria adecuada y certificarse a nivel de un piloto de aeronave tripulada respectivamente (y todo esto ha sido sugerido por LA OACI mediante circular). No obstante, se ha dejado bastante claro que la profesión de piloto privado de aeronave no tripulada NO EXISTE, y hasta el momento la OACI está trabajando para estandarizar el equivalente a Piloto Privado, por ello se ha pedido a los operadores o dueños mediante recomendaciones y avisos obtener un seguro de accidentes porque en cualquier caso, ante un incidente o accidente, el directo responsable será el propietario-operador o el piloto.

Ahora, como he escrito en la introducción, ningún país de Suramérica ha sido pionera, lo que han hecho es copiar las regulaciones ofrecidas por la AESA (que no tiene nada de malo, pero todo de retardo). Muchos de estos países lo que han hecho es prohibir el uso total o parcial de todo el segmento, es decir, hasta los 150 kilogramos tanto para uso comercial como recreativo o deportivo. Lo que resta, es decir, el segmento de las Aeronaves no tripuladas menores a 25 kilogramos es todo un mundo de posibilidades. Mas claro, los países suramericanos lo que han hecho no es prohibir el simple uso, LO QUE HAN HECHO ES CAPAR SUS PROPIAS POSIBILIDADES DE DESARROLLO, copiar es y será siempre un manera de seguir demostrando la pereza de una gran mayoría excusadas en el miedo que suscita abrir una puerta. Sin embargo, el segmento que resta, es un abanico grande de oportunidades, la pregunta relevante que debe responder el continente suramericano es: ¿para quién o para quienes es una oportunidad este segmento? La respuesta es la misma y será siempre la misma hasta que no nos eduquemos y aprendamos. Es oportunidad para los que por obra y gracia del espiritu entienden que no todo es dinero y se deciden a invertir un poco en la investigación. Y estoy hablando de las UNIVERSIDADES QUE EN SUS PLANES ANUALES O PROSPECTIVAS incluyen un presupuesto a la investigación sin ánimos de comercialización o lucro, que en definitiva es el resultado de la investigación, hacer la vida más sencilla a los que andamos a pie.

¡Vamos allá! ¿Por qué las universidades? Porque a nivel mundial, aquel que se plantea diseñar y fabricar una aeronave no tripulada con un peso mayor a 150 kilogramos debe justificar la cantidad de recursos necesarios para llevar acabo dicho proyecto. Pocos son los que pueden hacer eso sino es el caso de empresas como la Boing, Airbus, Militares, grandes consorcios y en ese orden de magnitud, por lo que no hay universidad que invierta con ánimos de investigación en aeronaves mayores a 150 kilogramos, no es viable, no es seguro, y no es rentable. Los grandes países influyentes no podían darse el lujo de limitar esta tecnología con únicos propósitos de guerra porque no comprendían y no comprenden aun el potencial de esta tecnología, entonces lo que hicieron fue sesgar la brecha hasta un límite aéreo seguro de cada país importante. Más claro, hipotéticamente hablando, la continuación en el desarrollo de esta tecnología se confió a las universidades que realmente practican la investigación, ni siquiera a las universidades que cuentan con todo una infraestructura para investigar, se incluyó a cualquier universidad que investigue científicamente, ya que el desarrollo actual de esta tecnología permite prácticamente abrir un nuevo nicho y cultura social. Entonces, para finalizar, lo que han hecho es, la mayoría de países suramericanos, limitar sus posibilidades totales de investigación, quiere decir, seguir en el camino del sub-desarrollo. ¿Por qué hipotéticamente hablando? Porque contadas son las Universidades en Suramérica que hacen Investigación Científica.